La dulce tecnología



Jordi Quintana

Universidad de Barcelona

Departamento de Didáctica y Organización educativa

Jordi.Quintana@doe.d5.ub.es





Contenido



  1. La tecnología dulce en la educación

  2. La tecnología para dulcificar los procesos de enseñanza y de aprendizaje

Referencias bibliográficas


1. La tecnología dulce en la educación



Sin querer entrar en los diferentes significados del concepto filosófico y científico de tecnología (Bunge, 1980; Generalitat de Catalunya, 1984; Habermas, 1989; Morin, 1994; Quintanilla, 1988), parto de una concepción de ésta como la intersección entre el conjunto de herramientas tecnológicas y el dominio de su uso, o mejor dicho, el "arte" de uso.

Esta concepción no es nada personal sino ampliamente popular entre la gente corriente de nuestra sociedad. Por decirlo de alguna manera, es la hipótesis, la explicación, la significación que surge espontáneamente del saber popular. El complemento personal a esta concepción popular viene dado por la convicción que un dominio esencial de la tecnología es el de "la reflexión sobre la técnica", o dicho de otro modo, la tecnología "como modo de intervención técnica" que depende de factores centrados en la capacidad de reflexión, en aquello que "pensamos sobre" el objeto y en la finalidad de la intervención sobre el mismo" (Quintana y Tejeda, en prensa).

En el ámbito educativo, hablar de tecnología en la escuela quiere decir:

En la tradición educativa, el concepto de tecnología educativa se ha reducido errónea y peligrosamente a las "estrategias para la preparación de un curso o currículo" propias de las "teorías de la instrucción, en tanto que se preocupan del proceso de enseñanza y pretenden ocasionar cambios en los alumnos" (Araújo y Chadwick, 1993, 11) y al uso de medios preferentemente tecnológicos para potenciar la transmisión de información y la instrucción (Araújo y Chadwick, 1993; Bork, 1986; Fernández, 1974; Gagné, 1970; Gagné y Briggs, 1974; Skinner, 1973; Taylor, 1980).

Poco a poco esta concepción artefactual (De Pablos, 1994b), instruccionista, programática y asociacionista centrada en la enseñanza, va dando paso a otra más formativa, abierta, creativa, y constructiva centrada en el aprendizaje (Colom, Sureda y Salinas, 1988; De Pablos, 1994a; King, Quintana y Vivancos, 1992; NICC, 1989; OCDE-CERI, 1986; Quintana y Vivancos, 1992; Sancho, 1994a; UNESCO, 1984).

Así, y como dice Sancho (1994b, 28) "lo que el profesorado hace cada día de su vida profesional, para afrontar los problemas de tener que enseñar a un grupo de estudiantes unos determinados contenidos, durante cierto tiempo, con el fin de alcanzar unas metas, es conocimiento en la acción, es Tecnología".

Y es en este marco más amplio donde se puede ubicar el concepto de tecnología dulce, entendida como el conjunto de recursos personales, psicológicos y pedagógicos que un profesor o profesora utiliza o puede utilizar en su relación con el alumnado para establecer una buena comunicación y ayudarle en su aprendizaje y crecimiento personal.

Estos recursos tecnológicos dulces provienen de la sensibilidad, de la afectividad, del conocimiento psicopedagógico, de la experiencia en la práctica, de la contrastación de esta experiencia, de la reflexión sobre esta práctica, y del equilibrio personal, equilibrio que se fundamenta en el "modo en que un individuo actúa sobre sí mismo, es decir, en la tecnología del yo" entendida como aquella tecnología complementaria a las tecnologías de producción, de significación y de dominación o poder de Habermas, que por medio de sus técnicas permite a las personas "efectuar, por cuenta propia o con la ayuda de otros, cierto número de operaciones sobre su cuerpo y su alma, pensamientos, conducta, o cualquier forma de ser, obteniendo así una transformación de sí mismo con el fin de alcanzar cierto estado de felicidad, pureza, sabiduría o inmortalidad" (Foucault, 1990).

Una mirada, una caricia en la mejilla o en los cabellos, resaltar lo bien hecho, valorar el esfuerzo y el progreso, una palmada en el hombro, una atención individual, una complicidad, una orientación, una muestra de afecto, un pacto o un contrato, una sonrisa, un guiño, una pregunta personal, un signo con la mano, un elogio, la valoración del error..., son elementos dulces de la tecnología dulce.

La planificación de las secuencias didácticas, la atención a la diversidad, la contextualización de los contenidos, la incansable búsqueda de elementos de significatividad, la ayuda pedagógica, partir de los conocimientos previos, la motivación, el juego, la interacción triádica en el aula, el uso de medios, la diversificación curricular..., son elementos psicopedagógicos dulces de la tecnología dulce.

Por suerte ya ha pasado a la historia aquella horrible y falsa máxima de "la letra con sangre entra". Permitidme hacer una paráfrasis, "la letra con cariño entra", o contextualizándola en el momento actual, "un clima de afecto ayuda a aprender".

Y este clima de afecto sólo se puede dar en entornos de aprendizaje dulces, con recursos dulces, con actitudes dulces y con relaciones dulces.

En resumen y trasponiendo a todo el profesorado lo que Alsina (1994) decía en relación al profesorado de matemáticas, "nuestra labor es una de las más bellas del mundo y nos exige inteligencia, humanidad y amor", y esta labor debe de realizarse procurando que los niños y las niñas sean felices aprendiendo.


2. La tecnología para dulcificar los procesos de enseñanza y de aprendizaje



Decía en el punto anterior que el uso de medios en la educación puede ser un elemento psicopedagógico de la tecnología dulce, sobretodo si se utiliza dulcemente para dulcificar el aprendizaje.

Los medios tecnológicos son recursos que pueden mejorar la enseñanza y facilitar el aprendizaje.

La facilidad de acceso a la información, la interactividad, la rapidez de cálculo y de procesamiento, la integración del texto, la imagen y el sonido, la animación, la posibilidad de individualización y de colaboración, la versatilidad de funcionamiento, la posibilidad de diversificar ritmos..., son elementos que pueden potenciar la dulcificación antes señalada.

Si, dulcificación es facilitación y mejora, pero tembién agradabilidad y satisfacción.

Aceptando la que podríamos llamar concepción triádica de la interacción educativa, la tecnología, y más concretamente el uso de los medios tecnológicos, puede ejercer un papel importante como mediador en las interacciones entre el profesorado, el alumnado y la materia.

Una representación gráfica de esta concepción sería la siguiente:

En el gráfico pueden observarse la siguientes interrelaciones:

Los medios tecnológicos, y específicamente los informáticos, como medios simbólicos con procedimientos simbólicos propios, junto con el potencial que les suministra la interactividad, la novedad, la motivación, la apreciación social, etc., pueden ser un dulce y versátil mediador del aprendizaje, de la construcción de conocimientos y de la atribución de significados.

La dulzura de los medios, y más específicamente la de los medios informáticos como los ordenadores, depende fundamentalmente de tres factores:

Ahora bien, las potencialidades de la tecnología en la dulcificación de los procesos de enseñanza y de aprendizaje tienen una especial relevancia cuando se utiliza con alumnos con necesidades educativas especiales.

El uso dulce de los ordenadores aporta ventajas y mejoras en su expresión, comunicación, creatividad y aprendizaje (Battro,1986; Behrmann, 1985; Monereo, 1995). Pero además, el uso de la tecnología aporta otros efectos positivos en relación a la integración socio-educativa de estos alumnos y alumnas, ya que les facilita un entorno de diálogo e interacción de igual a igual con sus compañeros y compañeras, una posibilidad de realización de tareas formalmente equivalentes a ellos y ellas, y además les permite disponer de la misma herramienta potente y versátil, hecho que puede elevar sus niveles de satisfacción personal y de igualdad social (Sala, Bo, Fonoll y Quintana, 1992).

Pero cuando las necesidades educativas especiales tienen su origen en deprivaciones de tipo socio-económico, éstas no son tanto handicaps como dificultades o bloqueos. En estos casos el uso de ordenadores también puede dulcificar los bloqueos abriendo nuevas oportunidades al aprendizaje.

Hasta aquí he expuesto dos ideas sobre las relaciones entre la dulzura y la tecnología, pero podríamos encontrar más como la dulcificación de la tecnología, la reflexión como recurso dulcificador, la tecnología dulce como instrumento de solidaridad, cómo la tecnología puede dulcificar la vida, etc., pero estos temas serían objeto de otro escrito.


Recuperar el articuloen formato RTF




Referencias bibliográficas



ALSINA, C. (1994) La educación matemática, hoy. Signos, n. 11, pp. 52-55.

ARAÚJO, J. B.; CHADWICK, C. B. (1993) Tecnología educacional. Teoría de la instrucción. Barcelona: Paidós.

BATTRO, A. M. (1986) Computación y aprendizaje especial. Buenos Aires: El Ateneo.

BEHRMANN, M. (Ed.) (1985) Handbook of Microcomputers in Special Education. Windsor: NFER-NELSON.

BORK, A. (1986) El ordenador en la enseñanza. Análisis y perspectivas de futuro. Barcelona: Gustavo Gili.

BUNGE, M. (1980) Epistemología. Barcelona: Ariel.

COLOM, A.; SUREDA, J.; SALINAS, J. (1988) Tecnología y Medios Educativos. Madrid: Cincel.

DE PABLOS, J. (Coord.) (1994a) La Tecnología Educativa en España. Sevilla: Universidad de Sevilla.

DE PABLOS, J. (1994b) Visiones y conceptos sobre la tecnología educativa. En: SANCHO, J. M. (Coord.) Para una tecnología educativa. Barcelona: HORSORI.

FERNÁNDEZ, J. (1974) Didáctica. Madrid: UNED.

FOUCAULT, M. (1990) Tecnologías del yo. Barcelona: Paidós/ICE-UAB.

GAGNÉ, R. (1970) Las condiciones del aprendizaje. Madrid: Aguilar.

GAGNÉ. R.; BRIGGS, R. (1974) La planificación de la enseñanza. México: Trillas.

GENERALITAT DE CATALUNYA (1984) Llibre blanc de l'electrònica i la informàtica a Catalunya. Barcelona: Generalitat de Catalunya.

HABERMAS, J. (1989) Ciencia y técnica como ideología. Suplementos Anthropos, n. 14, pp. 149-153.

KING, D.; QUINTANA, J.; VIVANCOS, J. (1992). L'ordinador a la Renovació Pedagògica. Barcelona: PIE/ATI-Espiral.

MONEREO, C. (1995) Informàtica i educació especial, I i II. Crònica d'Ensenyament, n. 74 i 78-79, pp. 4-7 i 4-7.

MORIN, E. (1994) Tierra-Patria. Barcelona: Kairós.

NICC (1989) Information Technology: a cross curricular theme. Belfast: DENI.

OCDE-CERI (1986) Les nouvelles technologies de l'information. Un défi pour l'éducation. París: OCDE.

QUINTANA, J.; RUIZ, F. (1995) Interpreting internal school factors on the educational integration of IT. En: WATSON, D.; TINSLEY, D. (Eds.) Integrationg Information Tecgnology into Education. London: Chapman & Hall/IFIP.

QUINTANA, J. (1995) La dulce tecnología. Novática, n. 117, pp. 3-5.

QUINTANA, J.; TEJEDA, J. L. (1995) Nuevas Tecnologías de la Información y de la Comunicación y Formación Inicial del profesorado. En: SANCHO, J. M.; MILLÁN, L. M. (Comp.) Hoy ya es mañana. Tecnología y Educación: un diálogo necesario. Sevilla: MCEP.

QUINTANA, J.; VIVANCOS, J. (1992) La Tecnologia de la Informació a l'Escola. En: DEPARTAMENT D'ENSENYAMENT (1992). Formació bàsica per a la reforma. Educació Primària. Barcelona: Generalitat de Catalunya, Departament d'Ensenyament.

QUINTANILLA, M. A (1988) Tecnología: Un enfoque filosófico. Madrid: Fundesco.

SALA, M.; BO, I.; FONOLL, J.; QUINTANA, J. (1992) Efectos colaterales que los alumnos con necesidades educativas especiales obtienen del uso de la tecnología de la información: un modelo de integración socio-educativa. Vitoria: AEDES (Comunicación presentada en la XIX Reunión Científica de AEDES, Nuevas tecnologías y necesidades especiales).

SANCHO, J. M. (Coord.) (1994a) Para una tecnología educativa. Barcelona: HORSORI.

SANCHO, J. M. (1994b) La tecnología: un modo de transformar el mundo cargado de ambivalencia. En: SANCHO, J. M. (Coord.) Para una tecnología educativa. Barcelona: HORSORI.

SKINNER, B. F. (1970) Tecnología de la Enseñanza. Barcelona: Labor.

SOLOMON, C. (1986) Entornos de aprendizaje con ordenadores. Barcelona: Paidós/MEC.

TAYLOR, R. P. (1980) The Computer in the School: Tutor, Tool, Tutee. New York: Teachers College Press.

UNESCO (1984) Glossary of Educational Technology Terms. París: Unesco.


Volver a la bibliotecavirtual de tecnología educativa