Programas Informáticos en la
Educación Secundaria

Jordi Quintana

Universitat de Barcelona

Jordi.Quintana@doe.d5.ub.es




ESTE ARTÍCULO HA SIDO PUBLICADO EN:
QUINTANA, J. (1997) "Programas Informáticos en la Educación Secundaria". Aula de Inovación Educativa, núm. 67, pp. 24-25.

 

Contenido

1. Aplicaciones informáticas en la educación

2. Programas y aplicaciones

3. Un ejemplo

4. Conclusiones

Notas

Referencias bibliográficas


Recuperar el artículoen formato RTF

 

1. Aplicaciones informáticas en la educación


Aunque no tengo la intención de hacer ningún estudio longitudinal ni investigación socioarqueológica de la historia de las aplicaciones de la informática en la educación, si que quisiera apuntar algunas ideas al respecto.

A principio de los años ochenta y por influencia de la psicología asociacionista, del reproduccionismo pedagógico y del conservadurismo social norteamericano, las aplicaciones de la informática en la educación tenían fundamentalmente el objetivo de instruir, entendiendo la instrucción como el objeto de la enseñanza.

Pero poco a poco, tanto por la influencia de la psicologia cognitivista, como por las corrientes activas de la pedagogía europea y las renovadoras nortamericanas, como por las corrientes sociales dirigidas al bienestar, han ido reorientando su objetivo hacia la mediación y la facilitación del aprendizaje.

Pero en el momento actual aun coexisten los dos enfoques:

· El instruccionista-transmisor, que tristemente se ha ido revalorizando gracias al maquillaje de los colores, de las imágenes en movimiento y de los sonidos de los programas informáticos que han permitido los entornos multimedia.

· El mediacional-constructivo que se ha ido consolidando gracias a la aparición de programas informáticos para la creación de actividades educativas, y a su uso en entornos de aprendizaje significativos y contextualizados.

Así, si en su momento los programas informáticos de Enseñanza Asistida por Ordenador (EAO)1 eran el paradigma del instruccionismo y de la enseñanza programada por sus características de contenidos cerrados y no modificables, de estructura lineal y poca interacción, actualmente los EAO, se han ido diversificando y reubicando, tanto su concepto como la realidad de los productos, llegándose a reformular el propio concepto de EAO.

Y es por esto que podemos hablar de programas de EAO en el sentido de Enseñanza y Aprendizaje Asistidos por Ordenador (EAAO), o si se quiere, el Ordenador Asiste la Enseñanza para facilitar el Aprendizaje del alumnado, o sea, el ordenador como instrumento que media en los procesos de enseñanza y aprendizaje en el marco de la concepción triádica de la interacción educativa (Alumnado, Profesorado y Materia).

2. Programas y aplicaciones

Ahora bien, tanto en Educación Infantil, como en Primaria, como en Secundaria Obligatoria y Postobligatoria, el tipo de programas y aplicaciones informáticas está consolidándose en tres ámbitos:

a) Aplicaciones generales, representadas por los procesador de textos, las base de datos, las hoja de cálculo, los programas de dibujo, las aplicaciones integradas y las conexiones telemáticas, representadas básicamente por Microsoft Works o Claris Works, los paints, Internet, etc.

b) Aplicaciones curriculares específicas:

· De contenido cerrado e interacción lineal, representadas por los EAO clásicos destinados a la ejercitación, la memorización, etc.

· De contenido cerrado e interacción ramificada, representadas por los CD ROM informativos, los hipertextos, etc.,

· De contenido abierto e interacción abierta, representadas por las simulaciones interactivas, algunas aplicaciones creadas por el propio profesorado, etc.

c) Entornos de creación de aplicaciones educativas, representadas por programas como Clic 2 y los lenguajes de autor.


3. Un ejemplo



Como ejemplo, quisiera exponer lo que se realizó en el IES Joan Fuster de Barcelona, donde trabajé durante los cursos 1995-1996 y 1996-1997, en el que primeramente se decidieron dos líneas de actuación paralelas:

1. Una dirigida al desarrollo por parte del alumnado de una capacidad en tecnología de la información consistente en el conocimiento y la comprensión del sus conceptos y procedimientos, en la destreza de aplicarla con facilidad y corrección en actividades de aprendizaje, y en la conciencia de los efectos que tiene y puede tener en su mismos, en otras personas y en la sociedad;

2. Otra dirigida a la mejora del aprendizaje y la enseñanza de les áreas curriculares y de los ejes transversales, teniendo en cuenta la diversidad del alumnado.

En cuanto a la primera línea de actuación, en el primer ciclo de ESO se ofreció al alumnado un crédito variable de procesador de textos (Escribir en el ordenador), en el cual, según los conocimientos iniciales del alumnado, se introducía, consolidaba o profundizaba en su funcionamiento y aplicaciones, haciendo resúmenes de libros propuestos en el crédito común de lengua, creando carteles con dibujos incorporados o realizando ejercicios específicos que requerian conocimientos del programa,

En el segundo ciclo, a tercero de ESO, se ofreció durante todo el curso, los tres trimestres, un crédito de bases de datos (Ordenemos datos), y en cuarto, también durante todo el curso, uno de profundización en las bases de datos e introducción a las hojas de cálculo (Letras y cifras).

En cuanto a la segunda línea, en el IES se realizaron créditos variables de refuerzo de matemáticas e interdisciplinares de lengua y matemáticas, en los cuales el alumnado realizó actividades de cálculo mental con el módulo Arith del programa Clic, y créditos variables de matemáticas centrados en Cabri y en Derive. En todos ellos se usó la calculadora de mano y en algunos casos la de Microsoft Windows.

También en créditos comunes de lengua, ciencias sociales y educación visual y plástica y optativos de religión, se realizaron actividades puntuales con programas como Babel, Pronombres, PC Globe, Wingeo, Autosketch, Corel Draw o Microsoft Works.

Así mismo en el crédito de síntesis, el alumnado de todos los cursos tuvo que realizar consultas al PC Globe y al Wingeo y creó un tríptico y la portada con Ami Pro o el procesador de textos i el Word Art del Microsoft Works. Además dispusieron una franja horaria de trabajo personal para utilizar libremente el aula de ordenadores.

 

4. Conclusiones

Pero una vez apuntados algunas líneas de uso y tipos de programas, creo importante incidir en un aspecto a menudo olvidado pero que cada vez es más relevante.

Hoy más que nunca, a dos años del dos mil, es de rabiosa actualidad lo que Quim Castellsaguer decía ya en 1986 en relación a las matemáticas al afirmar que "ya no es adecuado preguntarnos cómo podemos utilizar el ordenador en nuestras clases de matemáticas sino, más radicalmente, cuáles son las matemáticas que hemos de enseñar y cómo debemos de hacerlo". Creo que podemos generalizar esta afirmación al ámbito de la general de la educación secundaria.

No debemos olvidar que a pesar de la poca influencia que los avances tecnológicos han tenido en la reforma educativa, en el día a día de clase, en los materiales curriculares, en las concreciones de aula, en las demandas sociales, en la formación del profesorado, etc., la realidad tecnológica está cada vez más presente y omnipresente.

¿Cómo justificar hoy en día el aprendizaje de la raíz cuadrada o del cálculo estadístico "a boli"?

¿Cómo explicar los volcanes sin visualizar una simulación en CD ROM o ver imágenes del volcán La Soufrière de la isla de Montserrat emitidas por televisión o conectando con http://volcano.und.nodak.edu?

¿Cómo compatibilizar la enseñanza de la búsqueda y el tratamiento de información en la linealidad de una enciclopedia en soporte papel con la red de conexiones y de saltos hipertextuales e hipermediales de una enciclopedia en CD ROM?

¿Qué sentido tiene hablar de climatología en una pizarra si en http://www.infomet.fcr.es/meteosat/meteosat.cgi podemos ver a tiempo real las imágenes del Meteosat?

¿Cómo conciliar las cajas de lápices doce colores con los cientos o miles de colores de cualquier "paint"?

Y así tantas y tantas situaciones tan reales.

Para terminar sólo quisiera citar una frase ya célebre de David King (1986): "Lo fundamental es que el maestro sea buen docente: el mejor programa puede resultar un fracaso en una escuela autoritaria y resistente a los cambios".


Notas

1. Para una profundización sobre los EAO véase: GROS, B. (1987): Aprender mediante el ordenador. Posibilidades pedagógicas de la informática en la escuela. Barcelona. PPU.

2. El programa Clic, cuyo autor es Francesc Busquets, ha sido distribuido por el PNTIC en el territorio MEC y por el PIE en Catalunya. Puede localizarse en www.xtec.es/recursos/clic/info/download.htm tanto en su versión castellana como catalana.


Referencias bibliográficas

CATELLSAGUER, Q. (1986) "La informàtica a l'ensenyament de les matemàtiques", Butlletí del Col·legi Oficial de Doctors i Llicenciats, núm. 60, pp. 22-23.

KING, D. (1986) "Programa abiertos". Cuadernos de Pedagogía, núm. 135 pp. 52-56.

QUINTANA, J. (1996) "Quines aplicacions informàtiques a l'ensenyament obligatori?". Escola Catalana, núm. 330, pp. 6-7.

Volver a la bibliotecavirtual de tecnología educativa